Ibal insiste en beneficiar a contratista guajiro

Más suspicacias en proceso licitatorio de la entidad.

Por encima de toda consideración y observaciones de los proponentes, el Ibal Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, pretende beneficiar al contratista Guajiro José Salvador Daza Morales, pese a múltiples denuncias hechas por varios medios de comunicación de la ciudad.

La última controversia, acaba de presentarse con la invitación 131 de 2019, para la construcción de un interceptor en el sector de La Argentina entre las calles 92 y 96 de Ibagué, y cuyo costo asciende a más de setecientos cuarenta millones de pesos.

A la invitación que se cerró el 16 de septiembre, se presentaron cuatro proponentes de los cuales fueron habilitados tres: Consorcio INTER CANALES 2019, representado por Ing. Fernando Uribe Ángel, Consorcio JC IBAL 2019, representado por Ing. Jhonny Fernando Vásquez, y el contratista guajiro, José Salvador Daza.

La empresa Ibal, aplicó la fórmula apresuradamente sin que el consorcio INTER CANALES 2019, hubiese subsanado un documento sobre seguridad social, dando visos de colaborar para que gane el Ingeniero Daza Morales, ignorando las observaciones que los otros proponentes realizan:

“Al proponente José Salvador Daza Morales le otorgaron 400 puntos por los contratos presentados, cuando en realidad solo certifico tres contratos relacionados con la construcción de colectores y redes de alcantarillado; el cuarto contrato corresponde a una reposición de redes que no cumple con el requisito. Por ello, si se ajustan al pliego de condiciones convocado, el proponente Daza debería haber recibido 300 puntos únicamente, lo cual rebajaría su puntaje de 1000 a 900 puntos”.

“Las nueve certificaciones están expedidas de manera idéntica cada una.

Ninguna cuenta con las fechas definitivas de los contratos, es decir cada uno de los contratos no se evidenció, actas de suspensión ni reinicios, siendo este el único documento donde se describe el resumen real de una obra ejecutada, al parecer todas las certificaciones de dichos contratos fueron realizados de manera perfecta sin necesidades de actas de suspensión.

No relaciona ningún otro documento que soporte la idoneidad de dicha información como por ejemplo actas de liquidación, y/o actas de recibo final de obra, etc.”

También manifiestan las observaciones al informe de evaluación, que el proponente Daza está incluyendo dentro de su propuesta la acreditación de experiencia con auto certificaciones las cuales están prohibidas en el pliego de la invitación 131 de 2019.

Es un caso más de beneficio directo del Ibal a contratistas foráneos, por encima de la ingeniería tolimense.

Deja un comentario