Los espíritus que rondan en una clínica de Ibagué

Imágenes y videos: suministrados.

No es la primera vez que se reporta actividad paranormal en el centro asistencial del Limonar.

La situación se ha tornado muy incómoda para algunos trabajadores de la antigua clínica del desaparecido Instituto de Seguros Sociales de Ibagué, (hoy reacondicionada para la atención de pacientes de Covid 19); pues se ha incrementado una seguidilla de sucesos que han dejado a más de uno ‘con los pelos de punta’.

En el lenguaje de los sacerdotes exorcistas facultados para esta labor, se prefiere el término “posesión local”, al lugar que se encuentra infestado por alguna entidad que actúa fuera de lo natural, tal y como ha quedado comprobado en los últimos días en el circuito cerrado de televisión de la clínica Federico Lleras Acosta sede Limonar.

En la grabación se ve de manera escalofriante como se abren tres puertas, (dos de ellas casi de manera simultánea), casi frente a la mirada impávida de un enfermero que caminaba por uno de los pasillos del anexo de urgencias.

 

En otra grabación obtenida por A la luz Pública, en uno de los pasillos al parecer contiguo al área de mantenimiento de la clínica, se puede percibir una sombra negra que desciende de un piso superior y luego escapa por una compuerta.

«Casi siempre es después de la medianoche que empiezan a asustar, incluso hay personal que ha sido golpeado por el fantasma«, señala un funcionario que pidió la reserva de su identidad.

En la plataforma de Youtube reposa un video que subió un enfermero en el año 2017, donde de manera sutil se perciben extraños ruidos en la quinta planta de la edificación.

La clínica del Limonar fue inaugurada en el año 1990 durante el mandato del presidente Virgilio Barco Vargas, diseñada y supervisada en su construcción a finales de la década de los años 80 por el arquitecto tolimense y exgobernador del Tolima Carlos Martínez Silva.

La belleza arquitectónica boyante tuvo un costo para su construcción de siete mil millones de pesos de la época. Para quienes hemos tenido la oportunidad de recorrer su esbelto laberinto modular es una verdadera joya de la cimentación, gracias al esmero de Martínez Silva a quien también se le debe el diseño del lacerado Parque Deportivo, el edificio Corfitolima de la calle 11 y la actual sede de la Cámara de Comercio de Ibagué.

El verdín de los años y el abandono estatal ha hecho mella también en la edificación, el deterioro es latente. Luego de ser la clínica del Instituto de Seguros Sociales pasó a ser la clínica Policarpa Salavarrieta, después Manuel Elkin Patarroyo para finalmente ser la sede alterna del hospital Federico Lleras Acosta en el año 2009.

Cuenta con un amplio auditorio, 14 salas de cirugía, una batería de ascensores que han sido descuidados en su mantenimiento y un helipuerto del que no se tienen datos concretos si haya sido alguna vez usado para transportar vía helicoportada a pacientes.

Se tienen datos de suicidios de personas hospitalizadas que han optado por lanzarse desde las ventanas de las habitaciones, uno de esos sucesos en el año 1997 donde pierde la vida Jacinto Gómez y otro suceso más en el año 2007.

Por: Juan Felipe Solano Vásquez, periodista.

Deja un comentario