Ricardo Enrique Bastidas Ortiz, magistrado y docente

Imagen: archivo particular.

Si las leyes orientan al mundo y si los jueces con sus decisiones las convierten en mandatos de obligatorio cumplimiento, el poder de estos funcionarios es temible. Es por ello que se justifica la exigencia moral y académica que se les atribuye a los jueces.

Ricardo Enrique Bastidas Ortíz es precisamente uno de los magistrados que constituye un ejemplo de superación moral, académica y profesional. Un gran jurista que se caracteriza por ser discreto, poderoso, solidario y fiel a la vocación judicial.

Lo recordamos y lo estimamos bastante por sus inolvidables clases del módulo Derecho constitucional, en el cual profundizó temas importantes y su vez complejos como el juicio de sustitución de la constitución y del precedente judicial, conocimientos que todavía comparte en distintas universidades. Es en verdad un gran jurista fiel a la vocación académica.

Además de compartir sus conocimientos de esta rama del derecho público advertía (y sigue advirtiendo) que para ser abogado exitoso y ético se requiere capacidad, talento y —lo que es más escaso y significativo— se necesita tener carácter ¡Qué gran consejo! Por esa razón, he afirmado y seguiré afirmando que la presencia de este académico en la administración de justicia constituye garantía de éxito en los sentidos éticos y morales.

Doctor Bastidas, mis respetos.

Por: Carlos F. Forero Hernández
Litigante y docente

1 comment

  1. Maria

    Ese magistrado es una deshonra para la administración de justicia sus fallos son acomodados y lesionan los intereses de los buenos ciudadanos favoreciendo a los jueces acosadores terrivle

Deja un comentario