El retorno del Covid

Imagen de referencia.

El Covid-19 o Coronavirus ha sido, hasta el momento, el virus más popular de todos los tiempos pestilentes de la humanidad y no es para menos, ninguno de sus antecesores tuvo tanta propaganda como la que le dieron al susodicho el cual, se perfilaba para ser el protagonista de una película del fin del mundo, pero no fue así.

No obstante, y pese a la impresionante cantidad de muertos que dejó a su paso, el Coronavirus tuvo la suerte de un cantante de música popular que suena por todas partes y pega como nadie, pero, que de un momento a otro deja de sonar. Entre protestas por racismo, entre inconformidades con el tema de portar la máscara y el mismo confinamiento, la popularidad del virus en mención se fue a pique. A eso se sumó que las personas, en todo el mundo, comenzaron a restarle importancia al ver demasiada propaganda y de mortandad nada. Incluso se llegó a hablar de una teoría de conspiración y de cifras infladas para causar pánico.

Ahora bien, después de China, parte de Europa y América del norte fueron los más golpeados; luego, se trasladó a Centro América y no podía faltar, América del sur. Brasil prendió alarmas y los mismo los países vecinos. Los mandatarios, algunos, no todos, salieron con cuanta artimaña encontraron y dejaron ver que algo no les funciona bien en la cabeza. Desde figuritas de superhéroes hasta estampillas de santos rodaron de mano en mano de mandatarios que se convirtieron en verdaderos payasos de circo, entreteniendo a la población y tratando de mitigar el asunto a punta de chabacanería.

Por supuesto, la llegada del Covid-19 a Colombia generó una gran expectativa ya que, las políticas corruptas y desacertadas de Duque prometían que todo sería un desastre. Sin embargo, y como era de esperarte, la situación en Colombia es tan complicada que a punta de corrupción y escándalos el Covid-19 no le hizo ni cosquillas al país del amarillo, azul y rojo. Al menos las estadísticas no mostraron mayor cosa y tampoco los medios se preocuparon por evidenciar lo contrario. Dicho en otras palabras, ¡Enhorabuena por Colombia y su gente! Ya que el virus se embolató entre tanta estupidez y cortinas de humo.

Por otro lado, en países como Canadá, en donde también se relajaron un poco con el tema del Covid, con la llegada del intenso verano las cifras se redujeron de manera abrumadora. A esto se sumó la campaña que lanzó el gobierno de ayudas para quienes tuvieron que quedarse en casa y las medidas que se tomaron para reducir los contagios. Pero, cuando se creía que todo estaba arreglado, el Coronavirus regresó y con bastante fuerza.

Entonces, ¿Qué fue lo que pasó? La temporada de calor desapareció de la noche a la mañana, los bares, restaurantes, parques, las escuelas y los colegios y otros lugares fueron abiertos, con la advertencia de mantener las medidas sanitarias (portar la máscara, lavar las manos, la distanciación social) La gente se sintió libre. Sin embargo, y aunque en su momento culparon a los bares de ser el lugar que estaba fomentando el contagio, fue realmente en las escuelas y colegios en donde se ha podido presenciar el aumento, al punto que en el escaso mes que llevan los colegiales en las aulas ya varias instituciones han tenido que cerrar. También, según estudios, los trabajos se han convertido en focos de contagio.

De otro lado, Montreal, por ejemplo, está en alerta roja, y vuelve la incertidumbre ya que, según afirman, el Covid se alimenta del frío y frío es lo que hay por estas tierras. Lo anterior solo para Québec, mientras que en otros territorios de Canadá ya han comenzado a tomar medidas más drásticas.

Como sea, el retorno del Covid es inevitable; la incertidumbre se apodera de la gente de este país; las empresas están a la expectativa, el gobierno aumenta las medidas, la oposición hace preguntas como: ¿Por qué quieren cerrar solo los bares, restaurantes y hasta bibliotecas? ¿Qué pasa con los centros comerciales y otros lugares que pueden exponer a las personas? De igual manera, se escuchan preguntas como: ¿Puede el gobierno soportar un nuevo confinamiento? En fin.

Mientras todo esto pasa en este lugar, Colombia, mi querida Colombia, parece ser un gran ejemplo de superación ya que, de Covid-19 no se escucha mayor cosa. Al parecer son más importantes las bestialidades de la Cabal, los trinos del Matarife, las payasadas del Títere y las propuestas de la tal Paloma que, cobra desde la comodidad de su casa a la par que propone que los chicos regresen a las aulas. Entonces, vale la pena preguntarse si, en un país como Canadá, al que muchos consideran el paraíso, atraviesa una situación tan compleja con el tema de los estudiantes que no pasan de 15 por aula y el virus ¿Colombia y sus más de 45 estudiantes por salón estará preparada para aguantar lo que se venga con el Covid?

Lo más seguro es que sí, si Colombia aguanta masacres, violaciones, campañas presidenciales financiadas con dineros del narco y otras cosas más, pues aguantará una pandemia escolar ya que existe un remedio esencial que se llama: estadísticas, y esas sí que se pueden arreglar para curarlo todo.

Por: Luis Carlos Rojas García, escritor.

Deja un comentario