Tolimenses no deben votar por senadores que ‘pescan’

Imagen: zona cero

En 2022 la región no puede caer en la misma trampa de cada cuatro años.

De senadores que negocian los votos con dirigentes locales, hacen la pantomima con reuniones y compromisos falaces, y luego de obtener la curul, no regresan a Tolima, y escurren el bulto con indiferencia o simple descaro.

Montan sedes por pocas semanas, ensucian las calles con publicidad y al final se van debiendo desde arriendos, artes gráficas, cuñas radiales y hasta proveedores de tamales y lechona. Incluso compran votos de manera descarada, cogen al más pendejo (si los llegan a pillar) y ellos siguen orondos como si nada, con patente de corso para seguir delinquiendo.

Corrompidos también son los caciques locales que a cambio de dinero, contratos u otras dádivas, venden al electorado a este tipo de dirigentes que negocian sin descaro o pudor alguno. Es hora también de que las comunidades salgan del letargo y no se dejen conducir como borregos a las urnas.

Patéticos los casos de Hernán Andrade (ahora le pasó la curul a la hermana), Sammy Merheg y otras yerbas quienes llevan años remitiendo la misma farsa tramoyera y mentirosa, sin que ninguna autoridad u órgano judicial se atreva a sancionarlos.

Diferente es la modalidad de quienes votan por figuras nacionales, como una manera de contribuir a la labor legislativa y de control político que realizan. Senadores como Jorge Robledo, Aída Avella, Angélica Lozano y otros se enmarcan en esta categoría.

En los últimos comicios a Congreso de 2018 se estima que los foráneos se llevaron del Tolima más de 150 mil votos, lo suficiente como para tener en el Senado más de tres curules. Tristemente el Tolima solo tiene un senador: el conservador Miguel Ángel Barreto Castillo, cuando la región podría registrar más representación en el orden nacional.

Por ello, es menester que los ciudadanos revisen hojas de vida, ejecutorias públicas y trayectoria de los candidatos locales que se presentarán y entregar el voto a quien se lo merezca para que se asegure una efectiva representación de la región tolimense en el ámbito nacional.

¡En 2022 tolimense vota tolimense!

Este es un editorial del director de A la luz Pública.

Deja un comentario