Últimas movidas por la Contraloría de Ibagué

Imagen: El Nuevo Día.

Leidy Perea no ha podido posesionarse y concejales alistan plan B para los puestos.

La Contralora de Ibagué Leydi Perea no se ha podido posesionar por no haber obtenido licencia ya que es funcionaria de la Alcaldía de Neiva. La funcionaria tiene un cargo en propiedad como directora de Control Interno en la capital huilense.

Esto, pese a que fue elegida en los primeros días de sesiones del actual Concejo de la capital tolimense.

Por ello, los concejales avanzan en plan B para nombrar encargado y asegurar la ‘repartija’ de puestos y contratos. Estos, nombrarían encargada de la Contraloría a Olga Lerma, funcionaria de planta de la entidad, incurriendo en presuntas anomalías e infracciones a la ley.

De hecho, se conoció que Perea pidió un plazo de 90 días para solucionar sus temas laborales, pero el Concejo solo aprobó darle una prórroga de 15 días para la posesión, o de lo contrario se declarará la vacancia absoluta del cargo y se compulsarán copias para que la Procuraduría investigue su conducta.

Con lo anterior, las mayorías del Concejo amarrarían la contratación de la entidad de tal suerte que cuando Leidy Perea arribe al cargo no tendría autonomía, ni recursos para ejecutar, por lo menos en la presente vigencia.

Además, la actual Contralora de Ibagué Leydi Perea, no estaría ajena a componendas políticas y grupos como se dijo inicialmente. La dama, es cercana al excontralor Edwin Riaño, hoy director de Administración Judicial del Tolima y quien fue el contralor del gobierno del exalcalde y presidiario Luis H. Rodríguez, uno de los más corruptos y cuestionados de la historia reciente de Ibagué.

Le puede interesar: ¿Por qué no evitaron que se llevaran la plata?

Recuérdese que Riaño acaba de venir de ocupar la Contraloría de Neiva y Perea es funcionaria de la Alcaldía de la capital del Huila, donde señalan fuentes, ambos trabaron amistad y tienen una fuerte cercanía.

Y es que se dijo que con la elección de Perea se acababa la maña de poner contralores de ‘bolsillo’, ya que uno de los candidatos, y que resultó con sombra de inhabilidades, era ficha de la Casa Barreto y cercano al alcalde Andrés Hurtado; pero no habría tal.

Por lo visto, en el actual periodo del Concejo se repetirán las viejas mañas de la política que no se erradican ni permiten el cambio de maneras en la administración pública.

Deja un comentario