Aguinaldos judiciales ibaguereños

La justicia avanzó a pasos lentos en 2020 beneficiando de paso a varios personajes.

Imagen: tomada de Facebook.

Gonzalo García Angarita: el jefe del partido Conservador y jefe del congresista José Élver Hernández, ‘Choco’, (investigado en la Corte por el mismo tema) fue uno de los grandes favorecidos en la piñata judicial de este año.

Luego de mantener un esquema corrupto de compra de votos en Valle de San Juan, se escapó, se entregó, recibió detención domiciliaria, y luego pactó una condena irrisoria de 79 meses donde tiene casa por cárcel. Idéntico tratamiento recibió su hijo, Daniel García. ¡Qué auto tan bien echado!, comentan en la calle Novena, y en la Séptima, contiguo a la Casa Conservadora.

 

Imagen: tomada de Twitter.

G.A. Jaramillo: el exalcalde de Ibagué lleva cuatro años capoteando la corrupción y sobrecostos flagrantes del alumbrado navideño de 2016. El juicio del caso se aplazó hasta enero pero Memo sigue muy orondo pensando en lanzarse al Senado en 2022 con aval de la Colombia Humana de Petro o venirse para Ibagué y lanzarse a la Alcaldía en 2023 porque eso del retiro y la renovación no es para él, ya que a sus 70 y pico todavía tiene mucho qué mostrar este paladín inigualable de la lucha anticorrupción, cuya madre devenga la pensión de las limosnas que ofrendan los feligreses de su natal Líbano.

 

Imagen: tomada de Twitter.

Andrés Hurtado: el alcalde de Ibagué le hizo gambeta de nuevo al tema de los piques ilegales en el Aeropuerto Perales, tema que lo persigue desde el año 2014 cuando prestó la pista al saber que a la ciudad llegaba Vin Diesel y su combo para filmar otra entrega de Rápidos y Furiosos. Ahora apareció para dilatar más el abogado Efraín Zea Trujillo. En ese proceso no va a pasar nada porque le están jugando a la prescripción y porque en caso de salir fallo, todavía faltan dos largas instancias para que el sumario quede ejecutoriado. De suerte que Camilo Delgado y el Gordo Correa se quedarán vestidos y alborotados con unas elecciones atípicas que no llegarán a suceder. ¡La Casa Barreto tampoco se deja quitar tan fácil esa Alcaldía!

¡Mis aguinaldos!, gritan por estos días más de un procesado y su abogado por esta feria de rebajas, descuentos, dilaciones y más regalitos judiciales ibaguereños.

1 comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *