El todopoderoso concejal Luis Alberto Lozano

Luis Alberto Lozano

Luis Alberto Lozano

El cabildante de Ibagué tiene asegurada la reelección a punta de cuotas y mermelada.

Hace pocas semanas, el partido Opción Ciudadana presentó su lista al Concejo, con algunos nombres nuevos y otros conocidos, misma que encabeza el actual concejal de Ibagué Luis Alberto Lozano Castillo.

Analistas políticos vaticinan que se da como descontado, no solo la reelección del actual presidente de Concejo, sino que lo hará con una aplastante mayoría de votos.

Todo por cuenta de las cuotas y recomendados que tiene Lozano en la Alcaldía de Ibagué que inclinan la balanza, en perjuicio del resto de aspirantes.

Algunas fuentes confirmaron presencia de amigos del concejal en las siguientes dependencias de la administración del alcalde Luis H. Rodríguez:

– El secretario de Educación, Diego Guzmán, es afín al concejal.

– La directora administrativa y financiera de la Secretaría de Educación, Luz Aída Lara, es cuota suya.

– Todos los contratistas de servicios generales (aseo y vigilancia) de la Secretaría de Educación son cuotas de Luis Alberto Lozano. Se estima que alrededor de 100 personas fueron recomendadas para esos contratos por el dirigente.

– Giovanny Posada, subdirector operativo de la Secretaría de Tránsito, es cuota del concejal.

– En la Secretaría de Hacienda, Lozano tiene al menos cuatro cargos de importancia de nivel directivo.

Además, Lozano se quedará en la presidencia del Concejo de Ibagué todo el año 2015, incumpliendo los pactos políticos que le otorgaban el cargo para el segundo semestre al concejal de la U, Pedro Mora.

Lozano, gozó de la autonomía presupuestal y de contratos en el Cabildo, a fin de repartir los mismos, y asegurar más apoyos a su reelección.

Como si fuera poco a Luis Alberto Lozano le ayuda el grupo político del exalcalde de Ibagué Jesús María Botero, y la exsecretaria Martha Mirella Peña; esta última que aunque trabaja en un cargo directivo de la universidad Uniminuto, sede Ibagué, y está sancionada y destituida por la Procuraduría, sigue controlando algunos hilos de cuotas y contratos en la Alcaldía de la capital tolimense, algo que sin duda raya con la ética y las sanas costumbres que deberían existir en lo público, y mucho más en las instituciones de educación superior de la ciudad.

Con todo ese panorama, uno de los que puede desde ya asegurar un cupo en el Concejo a partir del 2016, es Luis Alberto Lozano, quien ajusta tres periodos en la misma dignidad.

Son los ibaguereños los que deben juzgar si ha hecho una buena o mala representación de los intereses ciudadanos.