¿Espionaje en el Ibal?

 

Ibal, Ibagué

Plata que debería destinarse al agua de los ibaguereños se invierte en monitoreo de comunicaciones. 

En una sala especial del Instituto de Acueducto y Alcantarillado de Ibagué, son grabados a diario todos los noticieros, programas radiales y televisivos, que se emiten en las emisoras y estaciones, tanto de am como de fm en la capital tolimense, así como en los canales de televisión.

Lo insólito, es que los dineros que deberían destinarse a mejorar la cobertura del servicio de acueducto en la ciudad, son gastados de esa manera, en computadores, software de monitoreo, y horas laborales de funcionarios y contratistas, cuyo pago de salarios y honorarios sale del bolsillo de todos los ibaguereños.

Eso empezó cuando fue gerente del Ibal Alfredo Bocanegra. En el año 2004, y desde entonces todos los gerentes lo han mantenido”, comentó con A la luz Pública un funcionario de planta del Ibal, que por obvias razones prefiere mantener la reserva de su identidad.

El Ibal, es gerenciado por Carlos José Corral, y su segundo de a bordo es el secretario general, Ricardo Arroyo.

Un abogado consultado, pide que se revise la legalidad de esas prácticas del Ibal, ya que se estaría violando la ley en cuanto al monitoreo de comunicaciones, facultad que solo recae en los entes investigativos estatales; tales como la Fiscalía.

Le doy este ejemplo: hace poco una emisora de la ciudad sacó una noticia, y la misma emisora se negó a entregarle la información a un periodista que les pidió la grabación. Ese periodista vino al Ibal, y como es amigo del secretario general Ricardo Arroyo, el tipo se la entregó, y con eso se armó un informe que salió publicado”, aseguró el trabajador del Ibal.

A la luz Pública buscó conocer la opinión del secretario general del Ibal Ricardo Arroyo, pero este no respondió a mensajes dejados en su chat de WhatsApp.

La Contraloría de Ibagué y la Fiscalía deberían revisar la gravedad de estas denuncias.