La curaduría que jamás le dice no a licencias de construcción

Curaduría Urbana 2

Greisman Cifuentes Silva, curador urbano 2 de Ibagué, nunca le dice no a las solicitudes de licencias de construcción que a diario llegan a su oficina.

Su trabajo en la curaduría ha sido blanco de ataques y polémicas desde que autorizó las licencias para las obras de los Juegos Nacionales en el Parque Deportivo y la Unidad Deportiva de la calle 42 y esta semana su nombre volvió a sonar en la ciudad cuando el nuevo zar anticorrupción, Augusto Ocampo, pidió a la alcaldía echar atrás o revocar una licencia de construcción.

La licencia tiene relación con un proyecto de vivienda de interés prioritario en el sector de Piedrapintada alta, donde sus habitantes rechazan la licencia de construcción por presentar posibles irregularidades. Se trata del proyecto Tempus 49.

Las irregularidades tendrían que ver con la colocación de 10.000 metros cuadrados a un lote cuando en realidad tiene 9.229 metros cuadrados. Esa área no es suficiente para proyectos de vivienda de interés prioritario y para rematar, también habría problemas en los planos de las vías.

Expertos en temas de urbanismos coincidieron en señalar que esa curaduría no tuvo en cuenta el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Ibagué.

Lo más grave es que posiblemente Tempus 49 ocuparía terrenos que pertenecen a la carrera Quinta lo que sería de enorme perjuicio para la ciudad.

Habitantes de Piedrapintada que están al tanto de esta situación, se sorprendieron porque Greisman Cifuentes, titular de la curaduría 2, no firmó las licencias, sino que lo hizo Mauricio Alberto Zamudio, su curador encargado. Las licencias de construcción aparecen firmadas el 27 de diciembre de 2007 y el 5 de enero de 2018.

“Es increíble que una persona que se burla de la justicia y de la comunidad esté al frente de una Curaduría no para ayudar a la ciudad, sino para perjudicarla”, afirmó un habitante de Piedrapintada.

¿Quién vigila y quién investiga a este curador? es la pregunta que muchos se hacen.

Deja un comentario