Pompilio Avendaño hará política en cuerpo ajeno

Nelson y Pompilio Avendaño en el lanzamiento de la candidatura de Arcesio Perdomo. Foto: suministrada.

El dirigente antioqueño no regresaría a los tarjetones.

Esto ante el apoyo que tanto Pompilio, como el hermano de este, Nelson, están brindando al médico Arcesio Perdomo, quien va en un renglón de la lista a la Cámara por el Centro Democrático.

Tras varias derrotas sucesivas parece que Pompilio Avendaño ha caído en la cuenta que su momento en la política ha pasado y que su imagen al igual que discurso sufrieron un desgaste, no solo por los años que arrastra, sino porque políticos de antaño como este no logran calar ni conectarse con los nuevos electores, sobre todo los más jóvenes.

En 2015, Avendaño se lanzó como ‘toro’ herido a la Alcaldía de Ibagué, luego que en el partido de la U lo caramelearan con el aval tras tenerlo varios meses botando corriente sobre el particular. Obtuvo menos de 10 mil votos, pero su lista al Concejo coronó un escaño, el de Víctor Julio Ariza.

Pompilio Avendaño buscó refugio con un aval del movimiento Aico, de las autoridades indígenas de Colombia, cuando en la vida se le ha escuchado posiciones a favor de estas comunidades, menos aún se conoce que tenga ancestro raizal.

Le puede interesar: (Pompilio Avendaño y su rebaño)

Para estas elecciones regionales estuvieron sonando Pompilio, al igual que su hermano Nelson, en varias listas, y al final, ninguno de los dos se inscribió. Pompilio Avendaño le lanzó puyas a Emmanuel Arango y culpo al joven dirigente de atravesarse en la llegada de los Avendaño al Centro Democrático.

Con este cartel Pompilio hacía campaña en 2015.

Pareciera que Pompilio Avendaño pasaría entonces a sus cuarteles de ‘invierno’ tras años de amasar considerables recursos económicos con su socio de toda la vida, Germán Charry Alcalá, en actividades tan disimiles como los servicios públicos en los municipios y hasta la radiodifusión, ya que ambos poseen en proporción mayoritaria acciones de la emisora Ondas de Ibagué.

A ese mismo tenor vale recordar la reciente movida de Avendaño y su movimiento al desconocer tres años después y sin que nadie lo advirtiera a Jorge Alberto Pérez, exsecretario de Infraestructura de Luis H., detenido por recibir coimas en los diseños de obra del estadio Murillo Toro. Pompilio usufructuó esa cuota durante todo el periodo del exalcalde, con licitaciones abultadas, contratistas y demás, para luego apartar a su pupilo ahora que está en serios líos judiciales. No se ha esclarecido la propiedad sobre siete tractomulas y otros activos que la Fiscalía dice, amasó Pérez a su paso por la Alcaldía de Ibagué.

El ejercicio de la política que lo llevó desde concejal de Ibagué, diputado del Tolima, y al Congreso de la República, sería cosa del pasado. Avendaño seguirá tras bambalinas, impulsando candidatos en ‘cuerpo ajeno’.

Deja un comentario