Los que jugaron doble en las elecciones a Congreso

Imagen de referencia.

Dirigentes que juraron amor eterno pero votaron por otros candidatos.

La política menuda da para todo, hasta para las traiciones. Abundan historias sobre líderes y dirigentes que abrazan a cierto aspirante pero a la hora de votar inclinan sus votos hacia otro candidato, previo al pago de dinero, otorgamiento de contratos u otras dádivas.

Pero las volteadas pueden ser advertidas apenas la Registrraduría publica los resultados o en la confrontación con los formularios E-14.

Acá el recuento de los que se sospecha o se sabe públicamente, se voltearon en las elecciones del pasado 11 de marzo:

Jaime Yepes: el representante del partido de la U no se la jugó con ningún candidato al Senado de su partido. Apoyó a Sammy Merheg, conservador, quien sacó más de seis mil votos en el Tolima.

José Élver Hernández: aunque oficialmente Choco iba en llave con Miguel Barreto, extrañamente le aparecieron votos en varios municipios tolimenses a Esperanza Andrade (hermana del manzanillo de Hernán Andrade), David Barguil, Efraín Cepeda, y otros candidatos del conservatismo.

Alba Esther Ramírez: la antigua dirigente del partido Liberal y de Cambio Radical, supuestamente estaba con los candidatos de Oscar Barreto. Pero se vio a sus hijos, entre estos a Juan Arturo Gutiérrez, en coqueteos con Sammy Merheg y Aquileo Medina.  Al final no se sabe ni con quién votaron.

Barretistas: aunque algún sector del movimiento del gobernador estaba con el candidato conservador Hernando Cárdenas, este dirigente solo obtuvo en Ibagué poco más de 2.500 votos. Afirman que el grueso de la votación se derivó hacia Ricardo Ferro, quien obtuvo la curul en el Centro Democrático.

Grupo del ‘Diablo’ en Purificación: otro que naufragó en su aspiración fue el abogado Juan José Palacios quien estaba en la lista del uribismo a la Cámara. No sacó ni cinco mil votos en todo el Tolima. Dicen que le jugaron doble sus aliados: Henry Villarraga, polémico exmagistrado, conocido como el ‘Diablo’; el exregistrador Carlos Ariel Sánchez; y otros ‘ilustres’ de la Villa de las Palmas.

Gobernador Barreto: uno de los artífices de la quemada de Carlos Edawrd Osorio y de Rosmery Martínez, fue el propio mandatario quien se llevó líderes y votos de los municipios hacia la campaña de su primo Miguel Barreto. No respetó los acuerdos que tenía con Osorio, quien lo rodeó en la campaña de 2015; ni con Emilio Martínez, con el que firmó la paz al inicio de su segundo período.

G.A. Jaramillo: no se la jugó a fondo con su candidato a la Cámara y abogado particular, Gonzalo Parra. Señalan al alcalde de Ibagué de haber apuntalado con votos al candidato liberal Ángel Gaitán, quien sí retuvo la curul. Parra también anda hablando mal de sus aliados y dicen que en la Alcaldía no le ayudaron, ¿pero de dónde le aparecieron 12 mil votos?

Partido Liberal: no toda la lista a la Cámara del liberalismo estaba con la candidata al Senado de la colectividad Olga Beatriz González. Aunque la dirigente los consintió y apoyo con recursos, algunos se llevaron los votos para otras toldas. Afirman que un joven candidato le puso votos al huilense Rodrigo Villalba.

Deja un comentario