Nada que aparece Gonzalo García

Imagen: tomada de Facebook.

Perfil del dirigente conservador y jefe político del congresista conocido como ‘Choco’, prófugo de la justicia.

Gonzalo García Angarita fue alcalde de Valle de San Juan, en el periodo 2001 – 2003 y su mandato se vio empañado por la presencia de paramilitares del Bloque Tolima, en la región, y con la connivencia de las autoridades de la época que habría de ser documentada luego por la justicia..

Se recuerda que los ilegales ejecutaron la masacre del Neme, un crimen donde fueron asesinadas cuatro personas, entre ellos, un menor de edad.

Estos hechos vinieron a significar la ‘cruz’ de García, quien en 2006 obtuvo un escaño en la Cámara de Representantes, haciendo chipa con el senador Luis Humberto Gómez Gallo.

Pero ambos habrían de ser procesados, capturados y condenados por la Corte Suprema de Justicia por sus vínculos con la ilegalidad. A Gómez Gallo le achacaron además nexos con el narcotráfico.

En 2011, y tras una temporada en la cárcel, Gonzalo García quedó en libertad condicional, pero se le ha cuestionado desde entonces por no pagar la millonaria multa derivada de su condena y que debe ser destinada a fondos de la Rama Judicial y de atención a víctimas.

Le puede interesar: La multa sin pagar de Gonzalo García.

Desde entonces, Gonzalo García se convirtió en un cuadro directivo importante del partido Conservador, hasta que en 2013 murió Gómez Gallo y este asumió la dirección plena del movimiento.

Sus jugadas y estrategias le alcanzaron para poner en la Cámara al entonces diputado José Elver Hernández, un habitante de Murillo que llegó a Ibagué, con escasa instrucción académica, y quien empezó como empleado de oficios varios de la Casa Conservadora de Ibagué.

La dupla Hernández – García, junto a Cielo Gallo, Rubén Darío Gómez y otros alfiles del gomezgallismo, han manejado las relaciones con alcaldes y gobernadores y colocado fichas de su resorte en la burocracia.

De hecho, han puesto por varios periodos a los alcaldes de Murillo, Villahermosa, y otras poblaciones tolimenses, con el mismo esquema clientelista y corrupto que fue puesto en evidencia con la captura del hijo de Gonzalo García, por corrupción al sufragante.

Le puede interesar: Carrusel de alcaldesas en Murillo.

En la Gobernación de Luis Carlos Delgado Peñón (2012 – 2015) ejerció como gerente de la Lotería del Tolima, Victoria Castillo, cuñada de Gonzalo García.

Para rematar: el hijo del dirigente conservador, Daniel García, hizo carrera en lo público como contratista de Cortolima, la Gobernación, la Aeronáutica Civil, entre otras entidades.

Hoy ambos están en la mira por compra de votos y corrupción al elector: un golpe que estaban en mora de propinar las autoridades que se anotan un primer hit contra la delincuencia de cuello blanco enquistada en el Estado.

Ahora, Gonzalo volvió a estar en el radar de las autoridades al destaparse la olla podrida de fraude y corrupción al elector para mantener el poder en Valle de San Juan. El hijo del dirigente conservador, Daniel García, fue enviado a la cárcel, y pese a ello resultó elegido como alcalde de la población, el pasado 27 de octubre.

Esta semana también fue enviado a hacerle compañía, el alcalde saliente Héctor Padilla. Gonzalo García sigue prófugo y sus socios políticos, entre ellos José Elver Hernández siguen mudos y haciéndole el quite a la incómoda situación.

Deja un comentario