Luis Carlos

El monstruo

“A Dios, como al doctor Frankenstein su monstruo,

el hombre se le fue de las manos”.

(Fernando Vallejo).

Mientras encendían las antorchas que habían preparado para quemar al monstruo, la multitud gritó embravecida:

—¡Debemos acabar con esa bestia del demonio!

Siguieron con sus asuntos, amarrando, encendiendo con fuego lo que tenían que encender cuando se le escuchó preguntar a alguien:

—¿Y cómo es?

Uno más siguió con otra pregunta:

—¿Qué es lo que hace?

Al tiempo alguien más se animó a preguntar:

—¿Tiene poderes o devora niños?

La gente se detuvo un instante, no sabían a ciencia cierta a qué se iban a enfrentar.

—¿A caso importa su aspecto?

Gritó con furia la anciana mujer que promovía la revuelta.

—¡Es un monstruo y eso es lo único que debe importar!

Una mujer, con voz tímida la interrumpió:

—Pero, parece normal, sólo lo he visto que escribe día y noche y las pocas veces que hemos hablado me he dado cuenta que, sí, piensa muy diferente a todos los demás por las cosas que dice, pero…

Antes de poder terminar su intervención la anciana gritó nuevamente y con más fuerza:

—¡Ya basta! Es un monstruo y punto. Con que piense diferente es más que suficiente para quemarlo y mandarlo al mismísimo infierno.  

La multitud siguió a la anciana sin chistar absolutamente nada. Llegaron al lugar, armados de palos, rastrillos, machetes y antorchas y quemaron vivo al hombre y a sus escritos.

Una lluvia gris comenzó a caer y se mezcló con las cenizas que, como si se tratase de la cuaresma, comenzó a cubrir las frentes del gentío que para ese instante se encontraba acezante y como la loba ceniza, con espuma en la boca.

La lluvia aumentó y la ceniza les siguió marcando la frente, el rostro, las manos y cada parte del cuerpo que se encontraba descubierta.

Entonces, poco a poco los enardecidos aldeanos fueron saliendo de su trance y como si tuviesen una suerte de telepatía comenzaron a mirarse a los ojos.

Fue así como lo entendieron todo:

¡Los verdaderos monstruos eran ellos!

Por: Luis Carlos Rojas García, escritor.

Deja tu comentario

Le podría interesar

Luis Carlos Rojas Garcia

La nominación

Orgullo, realmente siente uno orgullo cuando se encuentra con una noticia como esta: ¡La nominación …

Wordpress Copy paste blocker plugin powered by http://jaspreetchahal.org