¿Razones familares o políticas, causas de la renuncia de José Barreto?

José Barreto

El candidato a la Alcaldía declinó pese a tener el aval de cuatro movimientos políticos.

Luego de dos días de especulaciones y rumores, finalmente se confirmó la renuncia de José Hildebrando Barreto Castillo, a la candidatura que adelantaba a la Alcaldía de Ibagué, con aval de la U, Mira, la ASI, y el respaldo en firmas (aunque no refrendadas) del movimiento Firme por Ibagué.

De manera incomprensible, Barreto Castillo echó al traste su nominación pese a que siempre apareció en los puestos de importancia en las encuestas, e incluso llegó a ganar una de ellas, con apretado margen.

Pero el miércoles 16, Barreto comenzó a hablar de alianzas y a no descartar chipas asegurando que había que pensar en la ciudad, en entrevistas que entregó a la radio local.

Luego se supo que el candidato se había reconciliado con su primo, el gobernador Oscar Barreto, pese a que este lo trató con pésimos adjetivos en una emisora local, y a que el mismo José Barreto llevara semanas acusando a la Gobernación de su primo, y al candidato Andrés Hurtado, de estarle sonsacando los líderes, con promesas de dinero y de contratos en el gobierno departamental.

Le puede interesar: Alianza Hurtado – Barreto, a pocos días de las elecciones.

Otros afirman, sin pruebas o sin manera de llegar a demostrarlo, que el distanciamiento no fue real y más bien fue una estrategia política concebida desde hace mucho tiempo y sin que nadie llegara a advertirlo.

También se asegura que Barreto Castillo ingresará o adherirá a la campaña del ingeniero Andrés Hurtado, exfuncionario de la Gobernación de Oscar Barreto, y quien también busca la Alcaldía de Ibagué.

Justamente en la relación familiar podría estar la clave de la renuncia de José Barreto.

Tras el distanciamiento público de los primos Barreto, al inicio de la campaña, el senador Miguel Barreto (hermano de José), había quedado en una encrucijada ya que por un lado debía apoyar al candidato del partido Conservador (Hurtado), pero poco se le ha visto en los actos públicos del aspirante. Y muchos aseguraban que el 27 de octubre Miguel terminaría apoyando a su hermano José.

En paralelo, se empezó a hablar en Ibagué de un distanciamiento entre Miguel y Oscar Barreto; e incluso se llegó a afirmar que para 2022, Miguel no sería avalado para continuar en el Senado y que habría otros candidatos, entre ellos el mismo gobernador Barreto, quien así pareció insinuarlo en un trino cuando dijo que continuaría en lo público y trabajando por el país:

Muchos aseguran que fue tal la presión que recibió el senador Miguel Barreto, que en los últimos días tuvo una crisis nerviosa que debió requerir atención médica, por cuenta de las movidas políticas de su entorno familiar.

Le puede interesar: ¿para dónde va el barretismo?

Seguramente la decisión de José Barreto estuvo encaminada en preservar la estabilidad familiar, asegurar el futuro político de su hermano, y en últimas no debilitar a la Casa Barreto que en estas elecciones busca quedarse con la Gobernación, la Alcaldía de Ibagué, otras alcaldías locales, Cortolima, así como con varias curules en los concejos y la Asamblea del Tolima.

Solo el tiempo dirá si la decisión de José Barreto fue acertada, aún a costa de su propio prestigio y buen nombre, el mismo que había forjado hasta ahora en la política tolimense.

Deja un comentario