Ola de calor causante de daños catastróficos en suelos colombianos

altas-temperaturas

Según reporte del Igac.

Según el último reporte de las autoridades nacionales, en lo corrido de este año se han presentado 3.700 incendios, que han arrasado con más de 80 mil hectáreas de bosques y cultivos.

Actualmente, el país padece de 67 incendios forestales activos, en su mayoría ubicados en los departamentos de Cundinamarca, Huila, Tolima, Nariño, Valle del Cauca, Boyacá y Cauca.

Mucho se ha hablado de la pérdida de biodiversidad y de la cobertura vegetal de las zonas afectadas por las quemas, ignorando de alguna manera a otro recurso natural que se verá afectado considerablemente por esta “ola de calor”: el suelo.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), entidad encargada del estudio de los suelos del país, indicó que la quema tiene como principal consecuencia la pérdida de la materia orgánica del suelo, lo que generará que los efectos a mediano y largo plazo por los incendios sean negativos y en algunos casos irreversibles y catastróficos, tanto para el suelo como para los ecosistemas que habitan en él.

“Luego de un incendio, los nutrientes minerales del suelo quedan disponibles para las plantas, lo cual puede aumentar su productividad. Sin embargo, con el paso de los años, los terrenos afectados por los incendios sufrirán efectos que podrían catalogarse como catastróficos”, apuntó Juan Antonio Nieto Escalante, director del Igac.

Según Nieto Escalante, en el mediano y largo plazo, los nutrientes de los suelos quedarán desprotegidos y se perderán por el arrastre del agua. “Esto causará que desaparezca la fertilidad del suelo, que se pierda su estructura y capacidad para captar agua, y que se convierta en un terreno compactado. Además ya no contará con la cadena trófica de materia orgánica, ni la presencia de hongos, insectos, aves y mamíferos; en resumidas cuentas, se perderá la vida del suelo”.

28 por ciento del país es vulnerable

Por el uso inadecuado de los suelos, el 28 por ciento de Colombia es más vulnerable a sufrir los estragos de los fenómenos climáticos en el país.

Así lo advirtió el IGAC a comienzos de este año, cuando indicó que 32,7 millones de hectáreas que abarcan principalmente las regiones Caribe, Andina, la Altillanura y el Valle del río Cauca, eran las más susceptibles a sufrir por la “ola de calor” provocada por el actual Fenómeno del Niño.

El estudio de conflictos de uso del suelo del Igac indicó que los departamentos más afectados por la época de verano serían Sucre, Atlántico, Magdalena, Cesar, Córdoba, Santander, Bolívar, Tolima, Antioquia, Cundinamarca, Boyacá, Huila y Risaralda.

“Según el Ideam, la sequía podría alargarse hasta el mes de marzo de 2016, razón por la cual las autoridades deben estar más alerta en las zonas con usos inadecuados del suelo, las cuales son mucho más susceptibles al verse afectadas”, informó el director del Igac.

Deja un comentario